La terapia con ozono


Contenido de la Noticias de Gaucher


El Prof Ari Zimran habló sobre la investigación que ha llevado a cabo de la terapia con Ozono para controlar el dolor en las personas son la enfermedad de Gaucher, en la reunión de la Asociación de Gaucher Israelí celebrada el 5 de Septiembre del 2000. Esta investigación fue patrocinada por la Asociación Nacional de Gaucher en EEUU y ha sido presentada para su publicación en el Journal of Pain and Symptoms Management.


El Prof Zimran dijo que algunos de sus pacientes han experimentado un dolor constante durante muchos años y para algunos de ellos la terapia de reemplazo de la enzima ha llegado muy tarde para que les beneficie en su enfermedad de los huesos.

Se ha demostrado que la terapia con Ozono reduce el dolor para otras condiciones en bastantes estudios y el queria saber si esta terapia podia ayudar a algunos de sus pacientes con la enfermedad de Gaucher que sufren de dolor.

La terapia con Ozono consiste en sacar del paciente una cantidad de sangre y colocarla en un termo. 3% del ozono (un gas que consiste en tres partes de oxígeno, 03 - 'oxígeno pesado') se mezcla con la sangre y entonces se reinyecta en el paciente.

El Estudio

Participaron nueve pacientes (tres hombres y seis mujeres) de edades entre los 33 y los 61 años. Todos los pacientes tomaban el Cerezyme y la medicación para el dolor y recibieron en total 134 tratamientos de ozono.

La terapia se administró una vez a la semana en un periodo de 12 semanas. No hubo serios o hasta efectos adversos a parte de un caso en que se desmayó antes de sacarle la sangre, tres episódios de sofoco facial el cual mejoró cuando la velocidad de la infusión fue reducida, un fallo técnico debido a un atasco en el termo y un paciente con las venas difíciles, solo se completaron 9 sesiones. El estudio se llevó a cabo en un hospital privado en Tel Aviv.

Los resultados

Se le pidió a los pacientes que rellenaran un cuestionario sobre el dolor detallando:

Los resultados mostraron que hubo una tendencia general a la mejora durante las 12 semanas de tratamiento.

En un caso, un paciente dejo de quejarse de dolor después de tres infusiones de ozono. Otro paciente, que solia sentir dolor cuando cambiaba de posición, podia dormir ahora sin molestias. Solo uno no mejoró inmediatamente pero mostró mejora después de 15 semanas de tratamiento.

El Prof Zimran concluyó: "Un resultado importante fue la reducción en la necesidad de la medicación para el dolor."


Contenido de las Noticias de Gaucher

Origen: Noticias de Gaucher de marzo del 2001.
Traducido por Victoria Villar Casares. © Derechos de auteur Gauchers Association 2001