La segunda conferencia de la asociación Gaucher - nuevos desarrollos


Contenido


La Segunda Conferencia de la asociación Gaucher en Nuevos Desarrollos en el Tratamiento de la Enfermedad de Gaucher, tuvo lugar en el Hotel Clive de Londres el 20 de Noviembre de 1994 con una audiencia de 130 personas.

El día comenzó con la reunión annual general de la Asociación (un informe sera enviado pronto a los miembros); al mismo tiempo en otra habitación había una reunión para doctores, que les facilitó a los expertos médicos intercambiar información y puntos de vista de una manera informal y confidencial entre ellos y los oradores médicos de la Conferencia. El Profesor Timothy Cox dirigió la reunión.

En la apertura de la Conferencia, el Presidente Jeremy Manuel dió la bienvenida a los delegados. Dijo: " Tenemos reservado un día lleno de información". " El crecimiento de la Asociación ha sido casi milagroso. Hace tres años sabiamos sólo de ocho personas con la enfermedad de Gaucher, ahora conocemos a 160 de los cuales 63 estan recibiendo Ceredase."

El Prof Cox Informa del Progreso, Experiencia e Investigación en el Reino Unido
El Professor Timothy Cox
, el cual trata a 60 pacientes con Gaucher en el Hospital Addenbrooke en Cambridge, Explicó la historia y trayectoria de la deficiencia de la enzima que afecta a los pacientes con Gaucher: " Fue Philippe Gaucher, un doctor Frances, el primero en identificar el agrandamiento del bazo lo cual es un signo de la enfermedad. Pero estaba equivocado. Pensó que era causado por algo maligno. " Fue tan solo hacia el 1960 que se descubrió que la causa era la falta de la enzima glucocerebrosidase.

El Prof Cox explicó que la clave de la enfermedad estaba en los macrophages (células en el higado, bazo, médula y en todas partes) que pasan toda su vida comiendo las células gastadas. En los macrophages hay lysosomes, " sacos suicidas que contienen muchos enzimas" que son responsables de disolver las células viejas. En el caso de la enfermedad de Gaucher, la enzima glucocerebrosidase no trabaja apropiadamente y se acumula un tejido graso, glucocerebroside, se mantiene en los macrophages en vez de ser disuelto y pasado por el sistema.

Los macrophages se vuelven grandes en los órganos y la médula y son estas células las que contribuyen a los síntomas de engrandamiento del bazo e higado. En los huesos, se corta el suministro de la sangre, dando por resultado crisis muy dolorosas y fracturas espontáneas en los huesos.

"Pero los genes no lo son todo", dijo el Prof Cox. Mencionó a dos gemelos, uno de ellos tenía síntomas de Gaucher y le tenian que extirpar el bazo. El otro gemelo no tenía ningún síntoma. Otra cosa debía de haber contribuido al desarrollo de los síntomas.

Tratamiento Exitoso
Siguió describiendo el éxito del tratamiento con Ceredase en algunos de sus pacientes. El primer paciente adulto tratado en el Reino Unido había sufrido de fallo en la médula y estaba recibiendo transfusiones de sangre regulares. El paciente sufria también de dolor en los tobillos lo cual le había hecho dejar de trabajar.

En tratamiento con Ceredase con una dosis muy baja dos veces por semana, el paciente tuvo una recuperación dramática. Después de unos meses, una Resonancia mostró una recuperación casi completa de los tobillos. El paciente recibe una dosis aún más baja y ahora después de 3 años permanece en buenas condiciones. Sus Resonancias son perfectamente normales.

El estudio importante
El Prof Cox describió el estudio llevado a cabo por su colega el Dr Pram Mistry en la Universidad de Cambridge acerca de donde va en el cuerpo el Ceredase y cuanto tiempo permanece allí. " Me gustaría también reconocer a los miembros de la Asociación que tuvieron parte en este trabajo."

Dijo que era importante la historia en el desarrollo de la terapia de reemplazo de la enzima. Las infusiones iniciales de la enzima glucocerebrosidase fueron infructuosas porque llego a las partes del cuerpo equivocadas. Sólo después de que la enzima fue modificada y apuntada hacia los receptores de mannose ( los cuales estan ligados a los macrophages), que la enzima, conocida como Ceredase, fue efectiva. Sin embargo la enzima encuentra obstáculos en su camino y pueden haber receptores aparte de los mannose que absorvan la enzima.

Por investigaciones previas se sabe que el Ceredase tiene una vida media de sólo unos minutos en la sangre de los pacientes, pero lo que no se sabia era donde y como iba desde allí. ( la vida madia es el tiempo que lleva a la mitad de la sustancia en desaparecer). Otras células además de los macrophages pueden tomar Ceredase.

En un período de pruebas para descubrir adonde iba la enzima, tomaron parte 9 pacientes. Todos ellos tenían Gaucher Tipo 1. Además tomó parte una persona sana.

Se engancho una cantidad muy pequeña de yodo radiactivo efímero a una pequeña cantidad de enzima, para poder seguir su trayectoria en el cuerpo con un escáner. Se utilizaron ambos Ceredase y Cerezyme. El experimento fue aprobado por la Administración del Comité Asesor para Substancias Radiactivas del Departamento para la Salud, Reino Unido.

La absorción rápida en el higado y bazo
El Professor Cox mostró unas diapositivas extraordinarias que enseñaban la enzima inyectada llendo directamente a las áreas requeridas - el higado y el bazo, y en algunos pacientes con problemas de huesos, a los sitios que se sabía que habian causado problemas o que todavía los causaban.

Los escáners mostraron una absorción rápida del higado y un poco más lenta del bazo, aunque en un paciente más severamente afectado, la absorción del bazo fue más grande que la del higado.

En un paciente, después de 5 minutos de infusión el escaner mostró una desaparición rápida de la sangre, pero con una absorción muy marcada por el higado. A los 10 minutos la cantidad máxima estaba en el higado pero el bazo absorvió la enzima mucho más despacio. Los escaners se hicieron en los pacientes en un periodo de 48 horas para estimar la vida media de la enzima en los diferentes órganos.

Fue visible también la absorción en la médula. No hubo diferencia en la absorción de la médula entre los pacientes con o sin bazo.

El Professor Cox comentó el hecho de que la enzima fue a los huesos del pie de un paciente que había tenido previamente ahí problemas graves. De acuerdo con una Resonancia los pies habian vuelto a la normalidad después del tratamiento con Ceredase, aunque el paciente todavía se quejaba de vez en cuando de dolor.

El Dr Pram Mistry presentó previamente un trabajo sobre esta investigación en la Reunión de Trieste del Grupo Europeo de Trabajadores en la Enfermedad de Gaucher. Concluyó que la enzima llegaba eficientemente a los lugares afectados por la enfermedad, y que una proporción considerable de la enzima tenía una vida media de 1-2 días en el higado y bazo. Enfatizó que había necesidad de encontrar un nivel de saturación óptimo para cada paciente.


Contenido

Origen: Noticias de Gaucher de Febrero de 1995

Traducido por Victoria Villar Casares

© Copyright Gauchers Association 1995, 1997