Un profesor de los EEUU habla sobre su trabajo


Contenido


El Prof Gregory Grabowski, Director de Human Genetics en Cincinatti Children's Hospital y previamente Director de Comprehensive Gaucher Disease Clinic en Mount Sinai Hospital New York, habló en un simposium sobre la enfermedad de Gaucher el 21 de febrero de 1993 en Manchester a doctores locales y miembros de la Asociación. El Prof Grabowski también habló con doctores en Londres al día siguiente. Lo siguiente es un resumen de sus charlas.

El Prof Grabowski dijo que la enfermedad de Gaucher era una deficiencia heredada de una enzima llamada glucocerebrosidase. Esta condición se encuentra en todo el mundo, el único grupo que no tiene ningún paciente es el de los Aborigenes Australianos. Los pacientes del Prof Grabowski incluyen un Inca y un Indio Cherokee.

"Todos los pacientes supervivientes tienen algo de la enzima. Si no producieran nada, se acumularian en el cuerpo 15 kilos (30lbs) al año de células de Gaucher. Las células se acumulan en los órganos y la médula." Dijo. "La enzima residual es suficiente para el 95% de las necesidades del cuerpo." añadió.

Repasando los síntomas de la enfermedad de Gaucher tipo 1 (la forma más común), dijo que habían diferencias extremas entre los pacientes. "No hay una buena comprensión de porqué existe esta variación - hasta entre hermanos." Dió un ejemplo de tres hermanos jovenes. Todos tenían Gaucher pero el mayor y el pequeño mostraron signos de una enfermedad más avanzada incluyendo estómagos muy grandes. El hermano del medio, aunque teniendo la enfermedad, en apariencia parecia normal.

Los ejemplos de sus propios pacientes
El Prof Grabowski dió ejemplos y enseñó diapositivas de sus propios pacientes. Dijo que su paciente más mayor tenía 104 años y fue diagnosticado a los 98 años.

Explicó cómo los diagnósticos equivocados eran todavía bastante comunes. Había visto pacientes a los que les habían diagnósticado que tenian una infección de hueso donde no había infección. Las crisis de huesos pueden parecerse mucho a las infecciones de hueso.

Cada vez que coge un paciente nuevo, requiere una colección total nueva de rayos X con propósito de comparación. Entonces si en unos años el paciente se enferma, y unos nuevos Rayos X muestran, por ejemplo, un agujero en el hueso, se pueden comparar y ver si realmente es nuevo (y por lo tanto se puede necesitar cirugía ortopédica) o es antiguo (y por lo tanto posiblemente no es la causa del dolor nuevo o de otros síntomas).

Entonces el Prof Grabowski propuso una pregunta: "¿Se ponen peor los otros síntomas si se extirpa el bazo?" "Nosotros intentamos dejarlo lo más posible; especialmente en los niños pues sus síntomas pueden ponerse peor. En todos los casos de esplenectomia parcial, el bazo ha vuelto a crecer a su tamaño original." Dijo. "Pero si los pacientes tienen un número muy bajo de plaquetas o su vida está amenazada, el bazo debe de ser extirpado."

"Los huesos se ponen delgados, pierden calcio y se vuelven débiles. En los huesos muertos se encuentran áreas de falta de calcio. La médula muere y los huesos se pueden romper. La cadera es la articulación que normalmente está más relacionada, reemplazo de la cadera pueden necesitarse en el 25% de los pacientes adultos. Cuando el hueso muere, crece la presión y puede ocurrir una dolorosa crisis de hueso. Sin embargo no se necesitan crisis de huesos para tener deterioración de huesos y el dolor puede continuar cronicamente."

Dijo que raramente había una disfunción significante del higado en los pacientes de Gaucher. Entonces añadió "Algunos pacientes severamente afectados del higado y bazo nunca cogen enfermedad en los huesos." Por otra parte, uno de sus pacientes estaba en una silla de ruedas con mucha afectación de los huesos pero no tenía los órganos agrandados.

El Prof Grabowski explicó que hay tres mutaciones diferentes que comunmente causan la enfermedad. Estas son N370S (1226), N84GG y L444P (1448). Ha repasado a 161 pacientes y ha mirado para una evaluación cuantitativa del envolvimiento clínico. Miró las edades cuando se descubrió la enfermedad, el volumen del higado y bazo, la edad en la que extirparon el bazo y los problemas de huesos. Entonces relacionó esto con los tipos de mutación. Su conclusión fue que el N370S/N370S era a menudo de la enfermedad suave; y que el N370S más cualquier otro normalmente era severo y por lo tanto debía de ser tratado lo más pronto posible. Dijo que debe de prevenir la enfermedad de los huesos, no tratarla después de que ocurra.

Estos dos grupos de más arriba comprenden el 70% de la población total y el 92% de la población judia Ashkenazi.

El Prof Grabowski entonces repasó los resultados de los pacientes que habían sido tratados con Ceredase. Dijo que en un grupo de 70 pacientes:

 Explicó que la mayor parte de sus pacientes empezaron con una dosis grande de 60 unidades por kilo cada 2 semanas siendo reducida a la mitad cada 6 meses. Algunos están ahora en una dosis de 3.5 unidades o 7 unidades por kilo cada 2 semanas. Dijo que había una notable baja en la efectividad a medida que la dosis bajaba a la altura de 3.5 a 15 unidades por kilo. Sin embargo por encima de esto, la dosis no parecia ser significante y no se encontró diferencia en la mejora entre los pacientes con 60 unidades o 30 unidades por kilo.

Dijo que el Ceredase era claramente efectivo a diferentes dosis y a diferentes frecuencias, pero que no había bastantes datos para concluir que uno u otro método fuera más efectivo clínicamente o de coste. Era necesario permanecer abierto a como de alta o frecuente la dosis debian ser pero solo unos pocos pacientes no respondieron al tratamiento. Dijo que no se sabia si el tratamiento para los huesos necesitaba más que el del bazo.

El Prof Grabowski informó también de que estaban teniendo buenos resultados en el tratamiento con la enzima recombinante. Expresó la necesidad de encontrar pruebas baratas para descubrir cómo de eficaz era la salida de la enzima.

Se preguntó si alguna mujer había tenido un hijo después de recibir el tratamiento con Ceredase. El Prof Grabowski dijo que corrientemente bastantes mujeres estaban embarazadas que o habian recibido tratamiento y parado antes del embarazo o estaban en tratamiento durante el embarazo. Ninguna de las mujeres habian completado los embarazos en ese momento.

Los otros oradores

El Dr David Evans, que recientemente se retiró como Consultant Haematologist en el Royal Manchester Children's Hospital, también habló en el simposio y repitió la excelente charla que dió en la Conferencia de la Asociación el noviembre pasado (informó acquí). Dijo que no mucha gente tenía la enfermedad de Gaucher en el noroeste de Inglaterra y que 13 pacientes habian sido identificados en el hospital durante los pasados 27 años. Ahora las pruebas para diagnosticar Gaucher no necesitan biopsias de higado o médula, sólo pruebas de sangre.

El Dr Alan Cooper, Principal Bio-chemist en el Willink Biochemical Genetics Unit, explicó que su laboratorio podía hacer pruebas para tres mutaciones de la enfermedad de Gaucher: 1226, 84GG y 1448 y 11 pacientes de Gaucher habían sido examinados hasta ahora. Dijo que su laboratorio había estado previamente envuelto en las pruebas para Tay Sachs, otro desorden hereditario encontrado más frecuentemente entre la población judia Ashkenazi.

Habían cogido muestras de estudios de Tay Sachs de 93 individuos y pruebas de DNA para las mutaciones de Gaucher. Ocho portadores de la enfermedad de Gaucher fueron encontrados en la muestra que indicaba una incidencia de 1 de cada 11 portadores en la población judia Ashkenazi. (Esta tasa de portador confirma los hallazgos del Professor Beutler en California).

El Dr Cooper explicó el complicado proceso de extraer el material del DNA de las muestras de sangre y hacer las pruebas para las tres mutaciones. El Dr Cooper finalizó su discurso diciendo que no recomendaría el diagnóstico prenatal para la enfermedad de Gaucher tipo 1.


Contenido

Origen: Gauchers News de septiembre de 1993

Traducido por Victoria Villar Casares

© Copyright Gauchers Association 1993, 1997